Enfermedades Venosas (Venopatías)

Telangiectasias
Venas varicosas
Válvula venosa dañada

Las telangiectasias o venas aracnoformes constituyen un trastorno menor común. Se trata de vasos pequeños dilatados de color rojo o púrpura. Si bien son desagradables a la vista no conllevan peligro alguno. Otros trastornos venosos pueden causar molestias e hinchazón en las piernas y, en casos graves, ruptura de la piel. Las enfermedades venosas afectan tanto a mujeres como a hombres, y con mayor frecuencia a personas de edad avanzada.

Las paredes de las venas pueden tornarse débiles, abultadas, torcidas o causar venas varicosas. Cuando las venas se sobredilatan de manera continua las válvulas dejan de cerrarse en forma adecuada. Entonces hay reflujo hacia abajo de la sangre venosa (retrógrado), lo que ocasiona que las válvulas inferiores experimenten mayor presión. Finalmente, dichas válvulas se debilitan y ocasionan insuficiencia o congestión venosa cuando la persona permanece mucho tiempo de pie o sentada.

Un coágulo de sangre en una vena profunda (TVP) por lo común ocurre cerca de una válvula venosa. La TVP puede dañar de manera permanente la pared de la vena y la válvula. El daño que la cicatrización o la fibrosis causan a la pared de la vena y a la válvula, ocasiona que ésta se vuelva incompetente, lo que causa el reflujo retrógrado de la sangre y la congestión venosa.